El ser en la vida, poema

Y no es, ni por vida,
ni por suerte,
que ésto sucede.
Sino por la fuerza
ahíta de la costumbre
que reposamos nuestro
arrecho pensar en el borde
del átomo calcáreo que
nos contiene, y tras el cual
todo lo que somos se substancia.

Somos en fin, una suerte
de ser en potencia,
atado al pasado, que ya no es,
y prófugo constante del futuro,
que se torna presente, en el momento
más inmediato y siempre esquivo.

Buscamos en la vida,
la oronda perfección del estar,
y encontramos una tímida respuesta
que nos conmina a ser felices.

La rosa, al igual que toda flor,
vive y hermosea en el rocío
pero no es la sustanciación misma
del rocío.
Así nosotros, queremos acompañarnos
de la rosa, como algo completo,
acabado, rotundo, y esencia
de vida.
Pero es sólo una apostura,
pues la vida, es siempre,
el ahora constante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s